Ayer Pixologic lanzó un (preocupante) anuncio por sorpresa, comunicando que se había cerrado un acuerdo por el que Maxon adquiría todos sus activos. Vamos, que la gente de Maxon ha comprado ZBrush. Obviamente es preocupante. Los que llevamos tiempo trabajando con el Z nos hemos acostumbrado a su excepcional política de precios. Es cierto que ya se empezaron a ver las orejas al lobo cuando incorporaron las licencias periódicas, incluyendo una pequeña cláusula por la que se cubrían las espaldas con el tema de las actualizaciones gratuitas de por vida. Pero por el momento la cosa estaba tranquila.

Es cierto que ZBrush adolecía de cierto estancamiento en sus últimas versiones. Los años dorados de las grandes innovaciones habían quedado algo atrás, y se estaba exprimiendo el código disponible con herramientas que en el fondo eran variaciones retorcidas de lo existente. También era razonable pensar que el planteamiento filantrópico de Pixologic no iba a durar para siempre. En muchas ocasiones, los usuarios más veteranos habían manifestado su voluntad de pagar por las actualizaciones si eso garantizaba un mejor desarrollo del software, probablemente temiendo que esto pudiera acabar pasando.

Y tras el lanzamiento de ZBrush 2022, con algunas cosas interesantes y bastantes menores, llega la noticia. En estos momentos las opiniones son en general pesimistas. Y es normal, hay muchos antecedentes de operaciones similares que han supuesto cambios drásticos (y generalmente gravosos) en las estrategias e precios de un programa. Substance, sin ir más lejos, tenía una licencia educacional gratuita que desapareció al ser adquirido por Adobe.

Es bastante probable que el tema de las actualizaciones gratuitas de por vida desaparezca. Ojo, hay que distinguir entre esto y las licencias perpetuas. No es lo mismo. Pixologic ha garantizado que las licencias perpetuas se van a mantener. Esto significa que si has comprado ZBrush en la modalidad de licencia perpetua, es tuyo de por vida, en la última versión disponible en la actualidad. Y significa que esta modalidad se va a mantener (aunque no sabemos a qué coste). Lo que no garantiza (de hecho ni menciona) es que vayamos a disfrutar de nuevas actualizaciones gratuitamente, lo cual es altamente improbable.

Habrá que ver qué tiene pensado la gente de Maxon para ZBrush. Toca esperar y cruzar los dedos para que el cambio sea, en conjunto, para bien.

El anuncio de Pixologic, AQUÍ.